InicioNoticiasInternacionales › Nadie detiene a Ace Impact, tampoco en el Prix de l’Arc de Triomphe

Nadie detiene a Ace Impact, tampoco en el Prix de l’Arc de Triomphe

Noticias internacionales
Archivado en: Arco del Triunfo

Favorito incontestable, 2,9/1, el macho de tres años francés pasó el pasado domingo la meta en primera posición, igual que en todas sus anteriores salidas, rompiendo por el camino con varias tendencias. Han pasado diez años desde que un tres años francés (la potranca Treve) venciera en el Arco. Para encontrar el anterior macho de tres años entrenado en este país presente en el palmarés hay que irse a la etapa dorada de 2003-2006 (Dalakhani, Bago, Hurricane Run y Rail Link todos seguidos). Texto: Jorge de Miguel / Fotos: Jesús de Miguel

El paddock de ganadores con Ace Impact, Christian Demuro y Pauline Chehboub El paddock de ganadores con Ace Impact, Christian Demuro y Pauline Chehboub

Sin haber corrido todavía antes sobre 2.400 metros, el potro entrenado por Jean-Claude Rouget dominó en este su debut sobre la distancia, parando el crono en un excelente tiempo de 2’25’’50, sólo un segundo más lento que el récord de la prueba (Danedream, 2011), alcanzando en la recta una velocidad máxima de 69,59 km/h. Decir no obstante que el récord de la prueba de la yegua alemana contabiliza las ediciones disputadas en Longchamp, y no las dos corridas recientemente en Chantilly, como la de 2016 en la que Found marcó 2’23’’61.

La preparación de Ace Impact de cara a la prueba magna de Longchamp también fue inaudita. Al haber debutado directamente a 3 años ya en enero, y haber corrido 3 carreras más hasta junio, no podía exprimirse en verano si quería llegar fresco al otoño. Pero en la última de esas 3 carreras primaverales había batido el récord del Prix du Jockey Club y era la máxima esperanza francesa, una carrera que en la última década el país organizador sólo había retenido en 4 ediciones. La única carrera entre Jockey Club y Arco que le encomendó Rouget fue el Guillaume d’Ornano el 15 de agosto en Deauville, volviendo a enfrentarse por tanto lo que decían las estadísticas: sólo una vez en la historia el ganador de esta carrera veraniega había doblado triunfo en la prueba reina del otoño.

La presión sobre Rouget –ganador de su primer Arco hace 3 años con Sottsass- era enorme; era más fácil escribir la crónica del fracaso del caballo en el Arco –estadísticamente había mucho fuera de norma- que la crónica de su triunfo. Pero en esta última nos encontramos ahora mismo: Ace Impact triunfó, vaya si triunfó, y no tuvo contratiempo alguno desde el golpe de cajones hasta el paso bajo la meta. Los dos rivales más consistentes que tenía –Hukum y Westover, ambos viejos ingleses curtidos en las más feroces batallas, tuvieron recorridos algo peores que el favorito: Hukum lidió bravamente en la salida con su horrible cajón, se colocó en la cabeza del pelotón y quizá en la recta final lo acabó pagando; por su parte, Westover también se vio obligado a negociar cómo ejecutar la largada del cajón 1, se tuvo que colocar en una posición interior que aunque cómoda ventajosa tendría algo de estrés, y luego ejecutó una más de sus electrizantes rectas hasta alcanzar la segunda plaza, muy amenazada de finales por la sorpresa de la carrera, el local Onesto.

Como ocurre con cada victoria de un tres años, quedamos a la espera de próximos compromisos para poder definir bien la categoría del ganador. Más aún en el presente caso, en el que, dejando aparte el propio Arco, Ace Impact sólo ha disputado una carrera de verdadero alto nivel, si bien brilló allí, en el comentado Jockey Club con récord de la prueba, de forma que se ganó el respeto de toda Europa, como no han dejado de subrayar los entrenadores angloirlandeses desde aquel día. Descartada la aventura americana en la Breeders’ Cup de comienzos de noviembre, también poco probable la Japan Cup contra el fenómeno Equinox, quizá queda el mitin de Hong Kong de diciembre cómo posible final de año para él.

El entrenador sevillano Calos Laffón les dio una enorme alegría a sus longevos patrones de Wertheimer: en el Prix de la Forêt su pensionista Kelina superó al que era uno de los mayores favoritos del mitin, el británico Kinross, para volver a dar un nuevo Grupo 1 en Europa a la chaquetilla azul con costuras blancas, que no conseguían desde el logrado por Polydream en el Maurice de Gheest 2018.

  • El paddock de ganadores con Ace Impact, Christian Demuro y Pauline Chehboub
  • Al homenaje a Dettori se sumaron su padre Gianfranco (derecha) e Yves Saint-Martin (izquierda)
  • En otras carreras del mitin caballos como Rosallion se llevaron victorias de Grupo, en este caso el Lagardère, a las Islas Britá
  • En palabras de Ryan Moore, la ganadora del Marcel Boussac puede volver el año que viene a Longchamp a por la prueba reina


19 de abril de 2024